Estás utilizando una versión desactualizada de Internet Explorer, esto hará que no puedas visualizar correctamente nuestra página. Te invitamos a que descargues Chrome, Safari o Mozilla Firefox y puedas ver toda la información que tenemos para ti.

Que no te confundan

02 nov. 2021

Por: Walter David Duque Monsalve

Cuando comienzas a trazar tu proyecto de vida, muchas personas buscarán darte opiniones, pero finalmente debes ser tu quien elijas lo que es más conveniente para tu vida.

 

Que no te confundan…

Somos adolescentes y en esta etapa experimentamos muchas cosas, es un balance entre cosas buenas y malas, pero si sabes utilizar bien tu capacidad mental, lo más lógico es que empieces a diseñar tu proyecto de vida y a visualizarlo.

Familia, amigo y conocidos a veces, te pueden manipular en algún momento, física y psicológicamente… te dan sus ideas sobre cómo vestir, qué profesiones te dan más ganancias, qué tipo de amigos debes tener, cómo tiene que ser tu comportamiento, sin percatarse sobre lo que realmente quieres tú, y si lo permites, lo más probable es que en el momento en que te toque enfrentar la vida por ti mismo, no vas a tener la capacidad de decidir, te darás cuenta de que tus sueños y propósitos fueron destruidos porque no fuiste capaz de defenderlos y luchar por ellos cuando tenía oportunidad.

¿Por qué no te pones a pensar en las consecuencias que puede traer consigo el ser tan dependiente?

A pesar de que se dice que el ser humano es social por naturaleza, no permitas ser utilizado por un sistema tan limitado por la corrupción y terminas siendo como los otros te dicen, o adaptándote a las preferencias ajenas.

Cada persona tiene la capacidad y el derecho de elegir libremente cómo quiere ser, tanto en su filosofía de vida cono en su aspecto físico, ya que eres tú mismo quien puede determinar cómo quieres ser. Recuerda que eres libre de soñar y tomar tus propias decisiones…

No permitas que otros te suplanten frente a ti mismo, sigue adelante con tus sueños, escucha personas sabias de tu familia, tu colegio, tu barrio y reflexiona, y decide lo mejor, cuidándote y cuidando a los otros y al mundo en el que vives… ¡no renuncies a ser tú mismo!